Perderse en la lluvia

Perderse en la lluvia

domingo, 17 de octubre de 2010

Tienes el algo que hace falta.

Te voy a contar algo. En este mundo hay dos tipos de personas, están aquello que se levantan cada día con un afán mayor de superación, con increibles ganas de comerse el mundo, de mejorar segundo tras segundo. Y luego están los otros, que exiten por un equilibrio de este mundo. Se hunden antes las adversidades, corren mientras que los problemas les persiguen y acaban corriendo juntos echando una carrera de fondo.
La duda que me surge es de qué tipo de personas quieres ser tú. Si de verdad te merece la pena ese derroche de lágrimas por algo que verdaderamente te encanta, el baloncesto. Se nota perfectamente, incluso a millones de kilómetros que disfrutas, se te iluminan los ojos cada vez que el campo te pide a gritos que entres, en cada momento en el que coges el balón y te dispones a realizar una de esas estratégias que minutos atrás tu entrenador te ha recomendado. Y ultimamente te limitas a salir con la cabeza agachada, sin esa preciosa sonrisa que tienes, sin ese brillo especial por el que se caracterizan esos ojos verdosos. Sabes que esa no es la actitud, que así no vas a llegar ni siquiera a la vuelta de la esquina. No llores, no me gustan que esa gotas recorran tu cara.
Ve con ganas, comete el mundo y lo que haga falta, no te dejes caer por nada porque la cima te espera. Lo único que necesitas es a los demás y a tu confianza, así siempre serás el mejor, para mí, lo eres desde hace mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario