Perderse en la lluvia

Perderse en la lluvia

jueves, 31 de mayo de 2012

Un placer coincidir en esta vida contigo.

Todos los actos traen consecuencias. Y esta vez, sus actos han prendido una llama que ha devorado todo lo que en algún momento pudimos llegar a sentir. Excesivas ganas que lo han devastado todo. Noches, palabras que carecen de valor, dudas. Todo. Las mismas llamaradas que nos hacían ser nosotros, que nos animaban a seguir adelante, nos han reducido a cenizas.

Ojalá pudiese llamarlo rencor. Pero no, no puedo. es rabia. Una mala mezcla entre rabia y decepción. Rabia que sabe a "debí quererte menos". Decepción a "no debiste acabar con esto así". Incluso añadiría arrepentimiento, que sin duda, es la peor parte. Un arrepentimiento que suena a "nunca debí perder el control". Aún así, nunca fue un error.

 Por eso, hoy te digo, que espero que tu verdadera felicidad resida en ella, es algo que digo sin ningún tipo de seguridad. Espero, también que nunca tengas que recoger pedazos de algo roto, de un puzzle que sabes que tiene solución pero a la vista parece imposible. Y de la misma forma, algún día me gustaría decir "te quise", "esa noche disfruté". En pasado y sin heridas. En pasado y con cicatrices.
 No sé si volveré a escribir, volver a escribirte. Sobre todo porque no tengo muy claro que esto no sea el final, nuestro adiós.

1 comentario:

  1. No me ha gustado nada.En general, muy desordenado...

    ResponderEliminar